miércoles, 22 de febrero de 2012

Proposición sencilla de estructura experimental para una novela

Un libro cuya escritura sea la siguiente:

Capítulo 1:
Narrado en primera persona singular.
“yo, blah, blah, blah”.
(el narrador habla de sí mismo todo el tiempo.
Es un egocéntrico).

Capítulo 2:
Narrado en primera persona singular (“yo”) dirigido a un/a  “tu” (que es segunda persona singular).
“tú, blah, blah, blah”.
(el narrador le habla a un/a “tu” directamente, y aunque ese/a “tu” no esté presente, el narrador le habla como si lo estuviera.  Lo/a trae y/o lo/a hace presente. Lo/a enjuicia, lo/a persuade o disuade, lo/a halaga, etc.)

Capítulo 3:
Narrador en primera persona singular (“yo”) dirigido a un “él” o “ella” (que es tercera persona singular.)
(el narrador habla de alguien que no está presente. En tal frase el narrador demostrará cuan cahuinero y/o maletero puede ser, o que tan prudente y/o bienhablado (entre otras cosas). De todas formas hay que tener en cuenta que: lo que el narrador diga de alguien que no está presente, también adquiere su tono tratándose de cual o cual persona es a la que se refiere y en relación a qué dice lo que dice, del cariño o desprecio y de tantas otras posibles variables, como el respeto general y básico que debiera tenérsele a casi toda cosa y/o persona o cuestión.
Última variable digna de mencionar: es posible que el narrador se refiera a un “él” o “ella” presente, pero al nombrarlo/a de esa manera lo que intenta es ignorarlo/a en desprecio explícito (lo que sería sumamente reprochable por crueldad), o lúdicamente, en actoral juego de cinismo, de hacer como que “él” o “ella” no está presente para que el halago (si es que de eso se trata) figure como de mayor valor (lo que sería sumamente reprochable por chanta).


Y así en los capítulos siguientes hasta llegar a “nosotros/as”, “vosotros/as”, “ellos/as”.
De alguna manera, en el único momento en que varía el narrador es en el capítulo 4  en que el narrador adquiere una voz colectiva que supera la egoverborrea y/o verbocentrismo.
La idea es que se vaya narrando un suceso presentando a los implicados y a sus roles en el drama a medida que el mismo narrador se va delantando, y así se exponga claramente todo el cinismo que puede haber en la comunicación en general. Algo así.

Pd: el que quiera tomar la idea que lo haga, pero que luego reconozca el mérito de mi ocio, así como yo reconoceré también el mérito de su paciencia y laboriosidad .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada